Como llevar un negocio de solo un sueño a la realidad en 10 pasos.

Muchos empresarios te dirán que tener una idea de negocio es la parte fácil.

Es la implementación de la idea de negocio lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no lo son.

Convertir una idea en realidad es una habilidad que cualquiera puede aprender.

Manejarse a sí mismo y la acción diaria son los factores más importantes.

¿Qué harías si supieras que el fracaso no es posible?

Sigue estos pasos para crear tu propia realidad:

Debes ser claro con respecto a tu objetivo.

¿Tienes claro lo que quieres?

Idea de Negocio

El éxito es mucho más probable si tu idea de negocio tiene un objetivo es claro y preciso. Si eres demasiado vago, las funciones de resolución de problemas de tu cerebro serán demasiado confusas para funcionar de manera óptima.

Propósito del Negocio

Tú como propietario del negocio o de la original idea de negocio, debes tener una visión clara del tipo de negocio que quieres construir.

Tener razones contundentes que justifiquen la existencia de la empresa, como vender un producto único o brindar un servicio especial.

El siguiente paso es comunicar estas visiones a tu equipo y a los empleados si los tienes.

Dales algo que puedan entender y explícales su papel para que esto suceda.

Los objetivos son una forma de completar los detalles de cómo se cumplirán las visiones del dueño del negocio.

Estableciendo objetivos

Establecer objetivos requiere tomar decisiones difíciles y hacer frente a las realidades.

  • ¿Dónde está tu negocio o tu idea de negocio ahora?
  • ¿Cuáles son sus fortalezas y debilidades?
  • ¿A dónde quieres que vaya tu negocio?

Una vez que hayas decidido cómo quieres que se vea el negocio, puedes dibujar una hoja de ruta y comenzar a establecer objetivos.

Los objetivos son los hitos o marcas para guiarte a ti y a tus empleados en el camino hacia la construcción del negocio.

Los empleados tienen muy claro lo que se espera que logren y cuándo.

Importancia de los objetivos

  1. Crear dirección y orientación: todas las empresas necesitan pautas. Los objetivos dirigen las actividades de la compañía hacia el logro de las metas y visiones de los propietarios.
  2. Motivar a los empleados: los empleados se vuelven más entusiastas y enérgicos en su trabajo cuando saben lo que se espera de ellos. Su trabajo está más dirigido con menos tiempo perdido. Se interesan particularmente cuando aprenden sobre las recompensas por cumplir y superar sus objetivos. Si los empleados no tienen las habilidades para hacer su trabajo, se inspiran para aprender más y encontrar formas de mejorar su desempeño.
  3. Establecer estándares para evaluar el desempeño: Los objetivos establecen estándares de desempeño. Sirven para identificar los éxitos y fracasos de una organización y sus empleados. Los informes de rendimiento ayudan a los gerentes a identificar áreas que no funcionan y a tomar medidas correctivas.
  4. Forman la base para establecer presupuestos: Una vez que se ha definido el camino para el desarrollo de la empresa, los objetivos ayudan a asignar los fondos necesarios para alcanzar las metas. Los presupuestos establecen montos específicos para los departamentos que los empleados pueden usar como guía. Los informes financieros le dan al propietario la información para asegurarse de que todo se mantenga en el camino.
  5. Desarrollar la estructura de los planes del proyecto: Los objetivos forman la estructura para el desarrollo del proyecto y la medición del desempeño a lo largo del camino. La aplicación de objetivos a un proyecto define el cronograma de actividades necesarias para completar el plan.

Un negocio que no tiene objetivos definidos es errante y está perdido.

La probabilidad de éxito es remota, ya que las personas en el negocio no están seguras de a dónde deberían ir.

El dueño de un negocio tiene una visión de su empresa, y los objetivos son las razones para comunicar sus ideas a los empleados.

Haz una lista de tus recursos.

Ten en cuenta todas las herramientas que tienes a su disposición. Tienes más con que trabajar de lo que crees.

Considera a todas las personas que conoces que son capaces de ayudarte. Enumera todos los recursos que sean relevantes para tu objetivo.

Quizás tu automóvil, computadora y el acceso a internet son herramientas valiosas.

Considera los recursos que necesitarás.

Haz una lista de todo lo que crees poder necesitar y compárala con la lista que hiciste de tus recursos disponibles.

¿Cómo vas a compensar la diferencia?

  • Lo más importante es asegurarse de tener todo lo que necesitas para comenzar. Evita dejar que el futuro te impida actuar en este momento. Si hay algo que te falta, pero que no necesitarás hasta dentro de seis meses, ¡así puedes comenzar!

Debes mantenerte consciente de tu objetivo y de tu original idea de negocio.

Mantener tu objetivo en tu mente es sumamente importante. La forma más fácil de hacer esto es pensar en él todos los días.

Una simple sesión de visualización dos veces al día es suficiente.

Solo recuerda diariamente que tienes una idea de negocio que quieres llevar a la realidad.

Evita intentar la perfección.

Quizás el mayor obstáculo que muchísima gente encuentra es la creencia de que el éxito solo proviene de tomar medidas perfectas.

Idea de Negocio

El Dr. Bob Wright de THE WRIGHT FOUNDATION nos dice respecto a la perfección:

¿Por qué deberíamos dejar de intentar ser perfectos todo el tiempo?

En realidad, el perfeccionismo en sí mismo no es necesariamente un problema. Es importante establecernos con altos estándares, ir más allá de nuestras zonas de confort y realmente luchar por lo que queremos. El deseo de alcanzar la excelencia no es un rasgo negativo.

El perfeccionismo se convierte en un problema cuando contrarresta nuestra capacidad de relajarnos y disfrutar de la vida. Esto lo vemos a menudo en estudiantes universitarios y jóvenes profesionales que terminan totalmente exhaustos y derrotados mientras se esfuerzan por obtener puntajes perfectos o las mejores cuotas de ventas en su compañía. Al mismo tiempo, estos adultos jóvenes a menudo intentan mantenerse al día con una vida social rigurosa: citas, amistades y actividades extracurriculares.

Esencialmente, tratar de ser perfectos todo el tiempo nos quema y nos lleva a buscar comportamientos que sean contraproducentes para nuestros objetivos finales.

La cuestión es que, de todos modos, nadie es realmente perfecto. Todos sabemos que la perfección es un objetivo inalcanzable. No es realista y, francamente, es perjudicial.

Lo que realmente estamos haciendo, cuando profundizamos en ello, es evitar errores porque tenemos miedo de quedar mal.

¿Qué tan liberador es imaginar dejar ir eso? El miedo a verse ‘mal’ es lo que impide que las personas disfruten plenamente de sus vidas.

Artículo completo

El establecer y llevar a cabo una acción constante y consistente será suficiente para alcanzar tus objetivos y tu idea de negocio.

Haz un plan.

Todos los negocios y las ideas de negocio deben tener un plan.

Hasta aquel Puesto de Limonada que pusiste cuando eras pequeño, tuvo un plan inicial.

Evita despertarte todos los días sin un plan de acción.

Todos los días, al levantarte, debes saber cómo vas a pasar el día antes de acostarte por las noches.

Una simple lista de tareas te garantizará que pueda comenzar a ejecutar cada día.

Trabaja en tu plan.

Saber qué hacer es solo la mitad del rompecabezas.

Es importante trabajar tu plan de manera consistente.

Todos saben cómo perder peso, pero hay muchísimas personas con sobrepeso en el planeta.

Concéntrate en tomar acciones simples y efectivas día tras día de acuerdo a tu idea de negocio.

Un río creó el Gran Cañón, tu objetivo es probablemente menos impresionante.

Marcas menores:

Cuando pensamos en el progreso, a menudo imaginamos lo bien que se siente lograr un objetivo a largo plazo o experimentar un gran avance.

Estas grandes victorias son geniales, pero son relativamente raras. La buena noticia es que incluso las pequeñas victorias pueden impulsar enormemente la vida laboral.

Muchos de los eventos de progreso, son muchas veces, solo pequeños pasos hacia adelante. Sin embargo, a menudo evocan reacciones positivas descomunales.

El progreso incremental ordinario puede aumentar la participación de las personas en el trabajo y su felicidad durante la jornada laboral.

Debido a que la vida laboral tiene un efecto tan potente en la creatividad y la productividad, y porque los pasos pequeños pero consistentes hacia adelante, compartidos por muchas personas, pueden acumularse en una ejecución excelente, los eventos de progreso que a menudo pasan desapercibidos son críticos para el desempeño general de las organizaciones.

Desafortunadamente, hay un lado negativo.

Pequeñas pérdidas o contratiempos pueden tener un efecto extremadamente negativo en el rendimiento laboral.

De hecho, muchas veces, los eventos negativos pueden tener un impacto más poderoso que los positivos.

En consecuencia, es especialmente importante para los gerentes minimizar los eventos negativos diarios.

Evalúa tu progreso y compáralo con tu idea de negocio original.

Proporciónate retroalimentación periódica a ti mismo.

Determina y establece un método para medir el progreso de tu idea de negocio y toma medidas con regularidad.

Determina si estás en el camino correcto de tu idea de negocio. ¿Cómo puedes mejorar tus resultados? ¿Necesita probar otro curso de acción?

  • Busca mejorar tu enfoque basado siempre en tus evaluaciones.

Sigue adelante con tu idea de negocio.

Si sigues trabajando, midiendo tu progreso y desarrollando un enfoque efectivo, Solo puedes fallar si te rindes.

Cuando fallamos podemos tener la tentación de pensar que hemos malgastado nuestro tiempo en algo que no hemos logrado, y nos arrepentimos de haber empezado siquiera a intentarlo.

Esto es un error. La realidad es que hacer algo, aunque sea errado, es siempre mejor que no hacer nada.

La inacción es el peor de los fracasos, y muchas veces la gente que nos critica es la misma que prefiere no intentar absolutamente nada.

No les hagas caso. Lo que es lamentable es no hacer nada, no intentarlo.

Disfruta y siéntete orgulloso de tu idea de negocio.

Disfruta siempre del proceso y el progreso que haces cada día, cada semana y cada mes.

Debes ser consciente que tu idea de negocio se hará realidad.

El éxito no es complicado. El éxito es el resultado de mantener el enfoque y tomar las medidas apropiadas todos los días.

Si no renuncias, el fracaso no es una opción.

Nada es más emocionante que convertir un sueño en realidad.

Brimagy

Subscríbete a Nuestro Newsletter

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de Brimagy.

¡Bienvenid@! ¡Gracias por Suscribirte!

Share This