Tu Mentalidad de Emprendedor es Clave para Mejorar tus Ingresos y los de tu Empresa.

Si bien el primer paso para convertirse en emprendedor es encontrar una idea de negocio rentable, la verdadera base del éxito empresarial reside en tu forma de pensar.

Una buena idea, por si sola no te llevará muy lejos.

Sin embargo, la verdadera determinación de no detenerse ante nada para lograr sus objetivos puede llevarte a la meta.

Puede ser que tengas cientos, si no miles, de competidores en tu campo o industria. Muchos de estos competidores venden exactamente el mismo producto que tú.

Sin embargo, una empresa puede estar obteniendo enormes ingresos mensuales, mientras que la otra apenas puede despegar.

Entonces, ¿qué es lo que separa a estos dos negocios?

Es la diferencia de mentalidad de los emprendedores detrás de las empresas.

El empresario exitoso cuenta con una mentalidad de emprendedor mejorada que conduce a mayores ingresos.

El que no tiene éxito puede saber un par de cosas sobre negocios, pero está de acuerdo con hacer lo mínimo y lo mismo que los demás.

Adopta las filosofías de mentalidad de emprendedor exitoso y descubrirás felizmente que tus ganancias también aumentan.

Las empresas con un crecimiento más orgánico generan una mayor rentabilidad para los accionistas que las que se basan únicamente en adquisiciones. Pero el crecimiento orgánico sigue siendo difícil de alcanzar.

— Harvard Business Review

A continuación se muestra una lista que muestra las diferencias clave en la mentalidad de emprendedor exitoso y otro no tanto.

La Mentalidad de Emprendedor Exitoso

  • Siempre llega más alto y se enfoca en el up-sell. Sabe cómo convertir $50.00 en $200.00
  • Tiene un «discurso de elevador» preparado y lo recitará a cualquier persona que esté dispuesto a escuchar.
  • Valora el poder del marketing y emplea tácticas de marketing probadas. Comercializa sin importar si el negocio está en auge o en una pausa.

Mentalidad de Emprendedor

  • Cree completamente en su capacidad para lograr lo mejor y constantemente se esfuerza mas allá de su zona de confort por el mayor bien de su negocio.
  • Sabe que el servicio al cliente es tan importante como la promoción y el suministro de productos de calidad.
  • Es un «solucionador» de problemas. Puede asignar fondos como si fuera su talento natural.

  • Él sabe cómo manejar un presupuesto estrecho para mantener los ingresos altos y los gastos generales bajos.
  • Valora su intuición por encima de los consejos de otros. Realmente comprende lo que es mejor para su negocio.
  • Se mantiene en movimiento cuando las cosas van lentas. Siempre pasa rápidamente a la siguiente tarea que debe realizarse para mejorar su negocio.

  • Prospera bajo presión. Siempre está atento y alerta. Cuando su negocio comienza a ponerse rojo, se convierte en un héroe empresarial.
  • Implementa ideas sólidas en su plan de negocios existente para aumentar los ingresos, el servicio al cliente y la promoción.
  • Se mantiene firme. Se enfrenta a los «huevos podridos» con una actitud fría y una intención firme. Se da cuenta de todo y maneja todo enfrentamiento con clase.

La Mentalidad de Emprendedor Mediocre

  • Cree que lo suficientemente bueno es realmente lo suficientemente bueno. Él cree que un peso en ingresos es mejor que ningún ingreso.
  • Se siente avergonzado de hablar de su propio negocio y, a menudo, minimiza la complejidad de su empresa.
  • Emplea tácticas de marketing solo cuando el negocio va lento.

Mentalidad de Emprendedor

  • Trata de tomar atajos, y cuando el negocio está en auge, los gastos de marketing le parecen innecesarios.
  • Permite que su baja autoestima personal se traduzca en su liderazgo empresarial. Debido a esto, su marketing, redes, percepción pública e ingresos se ven afectados.
  • El servicio al cliente es una ocurrencia tardía. Se ofende personalmente con la mayoría de las quejas de los clientes.

  • Es un «solucionador» de problemas solo cuando se trata de asuntos serviles, pero se resquebraja bajo presión cuando llegan los tiempos difíciles.
  • Ignora su intuición y corre hacia las personas equivocadas para pedir consejo antes de tomar medidas.
  • Puede prosperar bajo presión, pero es su miedo lo que lo mantiene en marcha en lugar de su optimismo. Este mismo miedo puede provocar pánico y decisiones imprudentes.

  • Deja que sus ideas permanezcan inactivas hasta que su negocio genere más dinero.
  • Se mantiene firme y lo hace con una actitud demasiado agresiva y amenazante. Su mentalidad empresarial se pierde cuando siente que se están aprovechando de él.

 

Como puedes ver, una mentalidad de emprendedor elevada, la voluntad de tener éxito y asumir riesgos para tu negocio, es la base para lograr mayores ganancias.

Siguiendo la mentalidad de emprendedor exitoso, experimentarás el éxito en tu negocio con el que has estado soñando.

 

Subscríbete a Nuestro Newsletter

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de Brimagy.

¡Bienvenid@! ¡Gracias por Suscribirte!

Share This